Una isla muy peligrosa…

Aunque no lo creas, aún quedan rincones del planeta apenas por descubrir. Uno de ellos es la Isla de Sentinel del Norte, un pequeño territorio insular que pertenece a las islas Andamán, por lo que se encuentran en el océano Índico. Considerada como una entidad soberana bajo la protección de la India, llama la atención por la actitud hostil de la población hacia cualquier visitante extranjero. De hecho, algunos la definen como la isla más peligrosa del mundo.

Una raza tremendamente hostil. Sus habitantes no mantienen ningún tipo de contacto con el exterior y, además, no permiten la entrada de ningún visitante. Este pequeño territorio está habitado por la tribu de los sentineleses, una etnia completamente inaccesible. Ya en siglo XIII Marco Polo aseguraba que si un extranjero llegaba a esta tierra, lo mataban y se lo comían a continuación. Y aunque han pasado muchos siglos, siguen siendo tremendamente hostiles, arrojando lanzas y piedras a cualquier persona, barco o avión que se aproxime al lugar. De hecho, en 2006 dos pescadores ilegales que se acercaron a su costa acabaron muertos y enterrados en la orilla.

Según afirma la organización Survival International, los sentineleses son los descendientes de los primeros hombres que viajaron desde África hace unos 60.000 años. A lo largo de los milenios la tribu se ha dedicado a la caza, la pesca y la recolección. Además, es importante tener en cuenta que no hay evidencias de que utilicen el fuego. Aunque en la década de los 60 se inició un programa de contacto con la tribu, tuvo que ser suspendido con el fin de evitar enfrentamientos y la introducción en la isla de enfermedades. De hecho, a pesar de tratarse de un territorio dependiente de la India, desde hace mucho tiempo las autoridades se han desentendido del lugar y, además, han creado una zona de exclusión de tres millas alrededor de la isla. Por descontado, la foto que ilustra este artículo es……. de otra tribu.