Aventura en los Lençois Maranhenses

Brasil es un inmenso país que ofrece al visitante numerosos atractivos: la alegría de sus habitantes, una rica y variada gastronomía, buenos precios, fiestas y celebraciones únicas en el mundo, una buena climatología, mestizaje y, por supuesto, paisajes naturales increíbles. Hoy queremos hablarte de uno de los más bellos. Nos estamos refiriendo al Parque Nacional de los Lençois Maranhenses, un territorio con una superficie de 156.584 hectáreas que aún no ha sido descubierto por el turismo de masas.

Se trata de un gigante desierto ubicado en el estado de Maranhao que se llena de lagunas de agua dulce entre los meses de junio y septiembre. Durante buena parte del año el lugar se mantiene seco, por lo que tiene el aspecto de un gigantesco desierto. Sin embargo, cuando comienza la temporada de lluvias el espacio que queda entre las dunas, que pueden alcanzar los 40 metros de altura, se va llenando de agua, creando numerosas lagunas de aguas verdes y azules que contrastan con la arena blanca. Sin duda, es uno de los paisajes más extraños y hermosos del planeta.

Los Lençois Maranhenses fueron declarados Parque Nacional en 1981 con el fin de proteger este territorio único y extraordinario. De hecho, ni si quiera se han construido carreteras de acceso que lleguen al lugar, aunque sí que podrás explorarlo mediante un jeep. También está permitido caminar por las dunas y bañarse en los lagos, una actividad que, desde luego, merece mucho la pena

Aunque suene típico, visitar el Parque Nacional de los Lençois Maranhenses merece la pena todo el año. Eso sí, debes saber que el paisaje y el clima cambian durante las diferentes épocas del año.