Puerto Vallarta, un paraíso natural

Situada en el estado de Jalisco, en el centro de la Bahía de Banderas, la ciudad de Puerto Vallarta recibe alrededor de cinco millones de turistas al año, lo que la convierte en uno de los lugares más turísticos de México. El secreto de su éxito está tanto en la belleza de sus paisajes naturales como en la calidad de sus infraestructuras y la fusión entre lo tradicional y lo cosmopolita.

Bañada por las aguas del Océano Pacífico, Puerto Vallarta ha registrado un gran crecimiento económico y demográfico durante los últimos años, lo que no le ha impedido conservar su espíritu de pueblo tradicional mexicano. Fundada en 1851, la ciudad debe su nombre al Gobernador de Jalisco que le concedió el título de municipalidad: Don Ignacio Luis Vallarta.
La población apenas era conocida hasta que en 1963 sirvió como escenario para la película “La Noche de la Iguana” dirigida por John Ford. El film protagonizado por Richard Burton, Ava Gardner y Deborah Kerr dio a conocer al mundo este paraíso natural que hasta entonces había permanecido oculto a los ojos curiosos.

Tras su debut cinematográfico, Puerto Vallarta ha sido escenario de diversas películas. Quizá la más conocida de ellas sea “Depredador”, protagonizada por un joven Arnold Schwarzenegger y en la que se puede contemplar la exuberancia de las zonas selváticas que rodean la ciudad.

Durante las décadas que siguieron a su estreno en la gran pantalla, se realizaron importantes obras urbanísticas, aumentaron las llegadas de cruceros, creció la afluencia de turistas y Puerto Vallarta se convirtió en el destino turístico internacional que es actualmente. Un lugar paradisíaco que seduce a los visitantes con sus paisajes y con todo tipo de facilidades e instalaciones.

La geografía que rodea a Puerto Vallarta es extraordinaria: una sucesión de rocas, islas, acantilados y playas que forman la bahía más grande de México, con la jungla esmeralda de la Sierra Madre al fondo. Sus paisajes invitan a la aventura, ya sea bajo el agua, sobre ella o en la selva, motivo por el que hay una amplia oferta de deportes acuáticos y de aventura: esquí acuático, windsurf, pesca, submarinismo, excursiones en yate, paseos a caballo, escalada o descensos por cataratas, son sólo algunas de las opciones.

Otro de los grandes atractivos de Puerto Vallarta son sus playas de arenas blancas rodeadas de abundante vegetación. En sus kilómetros de costas azules, los aficionados al ecoturismo, además de relajarse y divertirse bajo el sol, pueden observar delfines, avistar ballenas jorobadas o ayudar a liberar tortugas en el mar.