Islandia, ejemplo de turismo sostenible

Fomento del ecoturismo en Islandia.

Mientras Islandia recibe cada vez más visitantes, las autoridades del país buscan fomentar un tipo distinto de turismo: el ecoturismo. No es de extrañar que los islandeses quieran un turismo sostenible para su país. Se trata de las últimas zonas de naturaleza virgen en Europa.

Una de las campañas es la academia online de Visit Iceland, la oficina de turismo oficial de Islandia. Aquí encontraremos una serie de vídeos que tienen el fin de concienciar y educar a los turistas en turismo sostenible.

Asimismo, la Icelandic Tourist Board ha creado Vakinn. Es un certificado oficial que mide la calidad de una empresa respecto al turismo sostenible y medioambiente.

Estos  organismos son solo una parte del esfuerzo de Islandia por preservar el medioambiente. Medidas que van acompañadas de un conjunto de políticas del gobierno.

Sin embargo, este tipo de medidas no nace solo del interior de la isla. En el extranjero también están muy concienciados en el respeto a la fauna y flora islandesa.

Los turistas deben aprender que tienen que hacer un buen uso del agua y la energía, sin malgastarla. Respetar las señales y depositar los deshechos y residuos en los contenedores correspondientes.

Esto, junto con una actitud respetuosa y consciente con el medioambiente, hará posible que Islandia siga consolidándose como uno de los principales destinos de viaje para los amantes de la naturaleza.

Gracias a este turismo responsable, serán muchas las generaciones que podrán disfrutar de lugares como el Parque Nacional de Vatnajökull. Este parque, el mayor de toda Europa, fue creado en 2008 en un proyecto de conservación nunca visto.

En la misma línea, otra iniciativa pretende convertir las tierras altas del interior en otro parque nacional. Estos terrenos  integran más del 70% de la superficie del país.

Y no solo es cuestión de conservar las zonas de naturaleza virgen, sino también vivir en localidades respetuosas con el medioambiente. En 2015 Reykjavík fue nombrada la ciudad más verde del mundo.